Cuando lo que nos gustaba nos empezó a molestar

Por Lorena Medina, Psiçóloga del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Con el paso del tiempo y normalmente sin que haga falta mucho, la realidad se impone y las idealizaciones rara vez sobreviven al filtro de la realidad. La persona que supuestamente debía responder con un tipo de actitud o comportamiento concreto se revela como un ser humano imperfecto, con sus virtudes y sus defectos. Estos defectos parece que se amplían con el paso del tiempo, llevándonos a situaciones que antes nos agradaban y ahora nos empiezan a molestar.

Quien idealiza a una persona puede terminar frustrándose debido a que las expectativas tan altas que tenemos en un inicio de la relación van cambiando cuando nos damos cuenta que hemos creado un personaje a partir de la persona amada. A medida que la relación romántica se va desarrollando, la idealización de la pareja se va mitigando, dando paso a un escenario diferente en la relación.

Según Erich Froom, si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería.

El amor en pareja

En las relaciones amorosas, los miembros de la misma pueden percibir el amor de distinta forma a como lo percibe su pareja. Por ejemplo, uno de los miembros de la pareja puede ser más tendente al amor infantil, siguiendo el principio “amo porque me aman”. En cambio, el otro miembro de la pareja puede ser más propenso a un amor maduro, obedeciendo al principio “me aman porque amo”.

Las relaciones cimentadas en el amor inmaduro suelen estar formadas por personas que aman porque necesitan tener a la otra persona. Por el contrario, en las relaciones donde prima un amor que ha madurado, las parejas necesitan a la otra persona porque la ama.

A medida que las relaciones van avanzando, surgen características de nuestra pareja que antes no nos desagradaban o que incluso nos encantaban; sin embargo, ahora no solo no nos gustan, sino que nos empiezan a molestar. Al principio de las relaciones intentamos agradar en todo momento a la otra persona, dejando incluso nuestros propios deseos en segundo plano.

Quien piense que los defectos que le irritan de la pareja son solo asunto del otro se equivoca. En realidad, siempre han existido comportamientos que nos han molestado de nuestra pareja, aunque no lo expresáramos al inicio de una relación. La idealización de la pareja, unida al deseo de no querer causar conflictos hace que omitiéramos los detalles que nos resultaban molestos o desagradables.

Si todo nos empieza a molestar, puede ser que el cambio esté más en nosotros mismos que en nuestra pareja. Todas las relaciones pasan por diversas etapas, y las situaciones negativas nos llevan a pensar a veces que la relaciones no son como esperábamos.

La falta de comunicación, las discusiones frecuentes, los problemas sexuales y/o afectivos en la pareja crean un caldo de cultivo para que las situaciones que antes nos gustaban ahora nos empiecen a molestar. Para revertir estas situaciones tenemos que tratar de conseguir una mayor aceptación e intimidad con la persona con la que compartimos nuestra vida.

Cuando hay una mayor aceptación, las personas están más dispuestas a realizar los cambios necesarios, adaptarse el uno al otro, comunicarse de una manera más clara y a solucionar los conflictos que aparecen en toda de relación.

 Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

7 Recomendaciones para combatir la ansiedad

Por Efraín Freyre, Medico Psicoterapeuta del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

  1. Entiende cómo funciona. El primer paso para combatir la ansiedad es comprender cuál es su mecanismo, cómo funciona y para qué sirve. La ansiedad es una emoción normal que nos permite estar alerta ante cualquier peligro real o imaginario. Esta emoción provoca en la persona unas sensaciones físicas que son normales. El problema viene cuando la ansiedad es desproporcionada al elemento potencialmente peligroso real o imaginario y además interpreta las sensaciones físicas como perjudiciales.
  2. No evites lo que temes. Si te expones a la situación temida durante el tiempo suficiente, la ansiedad bajará su nivel o incluso desaparecerá. Podrás comprobar por ti mismo/a que no ocurren tales consecuencias y que puedes controlar la ansiedad.
  3. Interpreta objetivamente, busca lo racional. No te quedes siempre con la interpretación negativa de cada cosa que te ocurre, busca alternativas más realistas y saludables. Tú eliges cómo reaccionar ante las cosas.
  4. Practica técnicas de respiración y relajación. Utilizar la respiración abdominal y técnicas de relajación diariamente te ayudará a tener la calma y energía necesarias para plantar cara a cada día.
  5. No llenes tu vaso emocional, desahógate. No acumules tensiones, expresa tus sentimientos, miedos, inquietudes, preocupaciones. Compártelos desde la asertividad. Acumularlos sólo hará que se conviertan en una olla a presión que estallará en cualquier momento de forma brusca, como por ejemplo en un ataque de ansiedad.
  6. Realiza ejercicio físico. Fuera sedentarismo. Cualquier actividad que implique ejercicio físico, desde correr o caminar hasta jugar con tu mascota, libera tensiones y favorece la relajación.
  7. Ríe y sonríe todos los días. Ríe hasta que te duelan los músculos de reír. Es una forma increíblemente fácil y divertida de liberar tensión. Las estrategias aquí expuestas no sustituyen ni mucho menos a un tratamiento psicológico de ansiedad, básicamente pueden ayudar o facilitar un poco la vida a personas que sufren ansiedad en mayor o menor medida. Si la ansiedad ha tomado un papel protagonista en tu vida, te sugerimos que recibas ayuda profesional y en este caso, nosotros en Atulado nos especializamos en problemas de ansiedad y por ello te podemos ayudar.

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

¿Porqué será que no consigo una buena Pareja?

Por Efraín Freyre, Medico Psicoterapeuta del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Si has tenido algunas malas experiencias en tus anteriores relaciones de pareja o hasta el día de hoy no has podido encontrar lo que te complementa, entonces esta nota es especialmente para ti. Y si ya estás dentro del barco y hay cosas que no están caminando muy bien, también leerlo te ayudará a aclarar muchos puntos sobre tu relación, ya que lo que voy a dar a conocer es el rol de la pareja y aquello que genera que dos seres que se enamoran hagan “match” o más bien que se terminen separando en los meses o años siguientes.

En primer lugar hay que entender que cuando una pareja se decide por convivir también con ella “convive” en el sentido psicológico las familias de cada uno, y por ello cada individuo en la pareja trae todo su bagaje de valores, costumbres, ideas, conceptos religiosos, etc que lo llamaremos relación padre-padre y que le fueron trasmitidos precisamente de sus padres, por ello en esta parte es importante que en ambos haya coincidencia entre estas relaciones. De ahí por ejemplo pueden haber o no coincidencias de cómo celebrar las fiestas de fin de año, los valores de crianza de los hijos, de cómo pasar un fin de semana o hasta de ir o no ir a misa.

También por otro lado, en toda pareja es importante que exista cierto sentido de protección hacia el otro y también de ser protegido. Esto se le conoce como relación padre-niño y de alguna manera imita el cómo nuestros padres cuidaron de nosotros. Más bien cuando la protección es de un solo lado, puede haber reclamos y un sentimiento de egoísmo que va debilitando la relación.

Otro punto muy importante es la llamada relación adulto-adulto, que viene a ser todos los intercambios de información, de diálogos maduros entre la pareja y la comprensión lógica de lo que cada uno realiza ya sea por su profesión o actividades laborales o educativas. Es más recomendable que por ello, una pareja tenga un similar nivel educativo o que hayan llegado a un similar nivel de autorealización personal y profesional, esto permitirá que ambos logren en sus diálogos un mayor entendimiento y que puedan intercambiar mayor información que les entregue valor a ambos.

Por último y quizás algo que muchas veces salva a la relación es lo que se conoce como relación niño-niño y todo lo que respecta a como la pareja se divierte y la pasa bien juntos, como se tratan con ternura y si tienen sintonía, a sus momentos de intimidad, y si logran expresar la sensualidad que cada uno espera del otro y algo también vital en la relación que es la vida sexual de pareja y como se llevan en la cama, si logran el orgasmo, si tienen relaciones sexuales satisfactorias, si tienen juegos sexuales, etc. Entonces en la medida que esta relación coincida y que ambos tengan similar forma de divertirse o de disfrutar de la vida sexual entonces esta parte será sólida y muy importante.

Como conclusión, una pareja correcta e ideal sería la que tiene la mayoría de relaciones coincidentes con las de uno mismo, y si en algunos puntos no hay coincidencia entonces es recomendable abordarlo y trabajarlo para poder mejorar en ellos y no sea una barrera a futuro. Recordemos que una pareja son dos seres distintos y criados por familias distintas que por un sentimiento profundo deciden juntarse y por ello ese sentimiento es posible hacerlo que perdure cuando las relaciones coinciden.

En caso tus experiencias en pareja más bien hayan sido de no coincidencia, lo recomendable es que busques una ayuda psicológica profesional que logre modificar algunos patrones limitantes en ti mismo, para que la próxima experiencia ya sea exitosa.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Mi mal carácter me está arruinando ¿Qué solución tengo?

Por Efraín Freyre, Medico Psicoterapeuta del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Antes de profundizar en este tema tan importante y el cual es motivo de gran parte de nuestras atenciones psicológicas, es importante aclarar primero que es lo que se entiende como “carácter”, y para definirlo, le daremos una frase muy sencilla y a la vez esclarecedora : “El carácter es producto de todo lo aprendido en nuestra infancia y adolescencia  y que se termina reafirmando en nuestra etapa adulta”. Por lo tanto, nuestro carácter nace de todos aquellos mensajes tanto verbales como no verbales que fuimos recibiendo a los largo de nuestros primeros años de vida y adolescencia y que ya luego se consolidaron para formar parte de lo que ahora es nuestra personalidad.

Al explicar esto, nos ayuda a entender entonces que nuestro carácter realmente “no es tan nuestro del todo” ya que, como comenté, es producto de todos los mensajes que alguna vez recibimos y más aún de aquellos que nosotros decidimos asimilar más, y que por ello están en nosotros, pero no por nosotros precisamente.

Pero y ahora, ¿Qué pasa cuando ese carácter es limitante, hiriente, impaciente, crítico o tal vez lo contrario, es un carácter sumiso, acatador o pasivo y que no nos ayuda a relacionarnos con los demás, a conseguir o conservar una pareja, a prosperar en el trabajo o a tener más y mejores amistades?

Tengamos primero en cuenta una cosa, cuando nosotros fuimos niños, aprendimos muchas cosas y dentro de ellas están las maneras como papá hablaba a mamá, también allí está el cómo mamá se dirigía a la empleada del hogar, el cómo papá se expresaba de las demás personas y el cómo mamá era con sus amigas, entre otras cosas más. Pero esto no acaba allí, lo más profundo de todo precisamente no es lo que escuchamos en palabras, sino lo que vimos y a la vez sentimos en cada gesto, expresión o movimiento que hacía papá y mamá, e inclusive si alguno de ellos estuvo ausente, porque aquí también nos dejaron un mensaje, lo cual contribuyó a lo que ahora somos nosotros y en el cómo ahora representamos a nuestro carácter.

Pero y entonces, volviendo a la frase del título inicial, Mi mal carácter me está arruinando , si logramos entender que muy adentro nuestro, en nuestra estructura psicológica, hay algo que realmente no nos pertenece y que son todos aquellos mensajes parentales que fuimos asimilando y que a veces, muchos de ellos no nos fueron de mucha ayuda, sino más bien, nos impulsaron a repetir algunos patrones, a mencionar las mismas frases, a comportarnos de la misma manera que papá o mamá lo hicieron, o quizás ese carácter es el resultado más bien de una ausencia física de algunos de ellos, y que en nosotros sembraron un mensaje de “padre ausente”, y que generó como emoción negativa a una ira contenida que se demuestra en cada intento frustro de relacionarnos mejor con nuestra pareja o con amistades en general.

La buena noticia después de leer todo esto, es que todos estos mensajes que nos generan un mal carácter, son posibles de ser separados de nuestra estructura Yo adulta y dejar que ella elija con cuáles mensajes parentales quedarse y con cuáles no, y finalmente llegar a modular nuestro carácter.

Todo esto es posible de lograrlo bajo la supervisión y ayuda de un profesional y con una adecuada terapia psicológica, que es lo más recomendable para trabajar y mejorar el mal carácter.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Las 8 verdades que debes conocer, antes de iniciar una dieta.

Por Verena Haro, Nutricionista del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Hoy absolveré las 8 principales preguntas que mis pacientes suelen hacerme acerca de sus hábitos nutricionales.

  • ¿Es malo comer entre horas? ¿Por qué?

Claro que no. Lo ideal y siempre se aconseja tener 2 meriendas entre las comidas principales, y ello para que no tengamos la sensación de hambre y querer comer todo lo que se presente frente a nuestros ojos.

  • ¿Comer a deshora o no comer es malo? ¿Cuáles son las consecuencias? ¿Hay alguna hora correcta de las comidas?

Claro que es malo. Nuestro cuerpo es una máquina que para funcionar adecuadamente necesita energía, en este caso alimentos, entonces saltarnos comidas terminaría siendo perjudicial. Las personas que no comen a sus horas tienden a padecer de gastritis, otra consecuencia si es que te saltas una comida principal, es que después comes mayor cantidad de alimentos, y entonces por ende el aumento de peso.

La hora adecuada de las comidas podría ser: Cada 3 horas

Desayuno à 8.00a.m

M.mañana à 11.00p.m

Almuerzo à 1.30p.m

M.tarde à 4.30p.m

Cena à 7.30 p.m

  • ¿No beber la cantidad de agua correcta, qué consecuencia podría traer? ¿Cuánta agua deberíamos tomar al día? ¿En qué momentos?

El no beber la cantidad de agua correcta podría generarnos una deshidratación, fatiga y desgano en las labores diarias. Se aconseja consumir entre 7 a 8 vasos de agua al día en el transcurso de todo el día y no en un solo momento del día.

  • ¿Es recomendable comer lento? ¿Qué sucede cuando comemos muy rápido? ¿Cuánto deberíamos demorarnos en comer, en promedio?

Efectivamente, se recomienda comer lento para que el proceso de digestión sea el óptimo y no genere malestares, además, también genera sensación de saciedad si es que nos tomamos nuestro tiempo comiendo. Si comemos muy rápido puede generarnos indigestión, flatulencia por no haber digerido bien los alimentos o reflujos.

Nos deberíamos demorar comiendo aproximadamente 25 minutos. Me refiero a las comidas principales, desayuno, almuerzo y cena.

  • ¿Comer antes de acostarse es malo? ¿Cuáles son sus consecuencias? ¿A qué hora se debe comer la última comida como máximo? ¿Qué se recomienda comer?

Si es malo. Las consecuencias son el sueño interrumpido, una mala digestión de noche, por ende dolores de estómago, o también pueden ocurrir reflujos, ya que el tiempo de digestión de la comida tarde aproximadamente 3 horas.

Se debe comer siempre 4 horas antes de dormir para evitar todas las consecuencias mencionadas.

De noche, se podría consumir una crema de verduras, o una porción de ensalada de verduras frescas más un filete de pescado o pollo.

  • ¿No es recomendable comer mientras se está haciendo alguna otra cosa? ¿Por qué? ¿Qué sucede con nuestra digestión?

Claro que no es recomendable. Porque el proceso de a digestión empieza en la boca, entonces para poder segregar la saliva y empezar el proceso de digestión, es preciso que la persona se enfoque en lo que está ingresando a la boca. De lo contrario, la mala digestión genera flatulencia o en algunos casos gastritis.

  • ¿Es bueno tener una dieta balanceada? ¿Cómo se recomienda variar la comida?

Claro que si. Es indispensable siempre tener una dieta equilibrada y balanceada. Con ello quiero decir que siempre debemos incluir en las comidas frutas, verduras de diversos colores, pescado 3 veces por semana, frutos secos, huevos, arroz integral, menestras, papa, choclo, camote, carne.

  • ¿Es necesario comer frutas todos los días? ¿Por qué? ¿Qué beneficios trae?

Si es necesario, ya que nos provee de gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y son excelente fuente de antioxidantes, además en su composición posee más de 80% de agua, lo cual nos beneficia para evitar la deshidratación.

¡Espero poder haber respondido muchas dudas!

 

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

10 consejos para volverse una persona fiel a su pareja

Por Lorena Medina, Psiçóloga del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Encuentre diez pasos a seguir si quiere dejar de ser un “infiel empedernido”.

    1. Calcule el costo de ser infiel. Luis Eduardo Peña, psicólogo clínico, invita a hacer un análisis de las ventajas y desventajas de ser fiel, versus las ventajas y desventajas de ser infiel. Después de ese análisis, decidir teniendo en cuenta, además de las ventajas, los costos que acarrea cada estado.
    2. Decida: está o no está. Analice si quiere estar en una relación donde haya un compromiso, entendida esta palabra como exclusividad sexual y afectiva; o si más bien prefiere vivir su vida con una libertad de elegir el tener diferentes parejas sexuales.
    3. Mientras se regenera, no se comprometa. Tal vez a algunos asumir un comportamiento serio de la noche a la mañana, les funcione, pero otros necesitan tiempo, como lo dice Peña porque si ese es un patrón de comportamiento demasiado arraigado, es muy difícil que él o ella de buenas a primeras cambie el chip.
    4. Elija buenas compañías. Si está rodeado de personas que están auspiciando la infidelidad y/o la promiscuidad sexual, no lo logrará. Al contrario, debe rodearse de personas que apoyen la fidelidad. El único responsable de dar el paso al cambio es el o la que ha sido infiel, explica Peña.
    5. Oídos sordos a los reproches. Álvaro Bonilla afirma que, si la persona desea introducir un cambio y dejar de ser infiel, los demás pueden contribuir evitando señalamientos y juicios que traigan su pasado al presente. Y es que actitudes del entorno como el rechazo, el reproche, así como los juicios de valor hacia quien tiene la intención de cambiar lo único que generan es confirmarle a la persona que es incapaz de cambiar y seguramente lo único que va a lograr es continuar comportándose de esa manera, porque va a llegar a la conclusión de que su comportamiento no tiene remedio, recalca Luis Eduardo Peña.
    6. Sea sincero(a) con la relación que quiere. Decirle a la persona que llega a su vida qué tipo de relación le gusta a usted, les ahorrará muchos dolores de cabeza a los dos. Hay que ser congruente: no ofrezca compromiso cuando su motivación principal es la variedad, dice Bonilla. Para la sexóloga Flavia Dos Santos, la fidelidad es un valor y cada uno da un peso distinto a los valores. Quizás para algunas personas la fidelidad no sea algo que está en su escala de valores y que no le parece importante, pero ¿quiénes somos nosotros para decir que esa persona es enferma y problemática?
    7. Establezca acuerdos con su pareja. El psiquiatra Harold Estrada, especialista en parejas del Centro Médico Imbanaco (Colombia), sugiere mirar la relación de pareja como una empresa que puede ser cerrada (esa que no acepta un tercero) o abierta. Ambas, por supuesto, con acuerdos previamente establecidos. A veces el infiel que es bien tratado tiene la opción de reflexionar y comprometerse con la pareja cerrada. Siente que si maneja principios puede controlar los impulsos y trabajarlos con su esposa u esposo para enriquecer la pareja. Y aunque para muchos suene utópico, aquí no hay moralismos, ni insultos, ni faltas de respeto.
    8. ¿Tiene claros cuáles son sus argumentos para ser infiel? El psicólogo Andrés Felipe Castelar, docente y miembro del grupo de estudios en género de la U. Icesi (Colombia), sugiere que un buen comienzo para transformar estas conductas, es dejar de justificarlas con argumentos inapropiados. Nuestra cultura ha valorado (a su modo) la idea de la infidelidad masculina mientras prohíbe y condena la femenina y eso aún hace parte de lo que se llama nuestra educación sentimental: Las canciones que oímos, las novelas que vemos, los titulares de noticias que los medios destacan, las películas que nos distraen, la tendencia del varón a ser infiel está siempre presente y en muchos casos, se tiende a justificar con la idea de que es algo natural o genético, lo cual es falso.
    9. Cambie su manera de ver a las mujeres. Es usual ver cómo un hombre clasifica a las mujeres en dos grupos: las que considera santas (la madre propia y la de sus hijos) y las que considera diablas (amantes, las de los encuentros ocasionales, las mozas). Es necesario ir más allá de esa distinción entre la pureza y la sensualidad, entre la ternura y el deseo, y aprender a ver una mujer completa, con la que se pueda vivir una sexualidad sana, libre, y con la que sea posible emprender un proyecto de convivencia basado en el respeto, sugiere el sicólogo Andrés Castelar, docente de la Universidad Icesi.
  • ¿No tiene claro para dónde va? Busque ayuda. Un acompañamiento psicológico es importante para que el infiel reconozca eso que busca en la vida de pareja y que no le resulta tan claro: esto exige un compromiso de cambio desde la misma persona, para trabajar sobre aspectos no siempre cómodos de sí: ¿Qué le satisface? ¿Qué busca en sus relaciones? ¿Cómo piensa y asume su futuro? Nadie nace infiel, como nadie nace fiel: nuestra singularidad como seres humanos hace que para algunas personas esta conducta sea válida mientras que para otras personas no lo sea, dice Castelar.
Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Alimentación en temporada de verano

Por Verena Haro, Nutricionista del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Durante éstos meses de verano, la importancia de una alimentación rica en agua y alimentos que nos puedan hidratar son fundamentales. Recordemos que la intensidad del calor cada vez es más fuerte por todos los fenómenos climatológicos que están ocurriendo en nuestro país.

Debemos prevenir la deshidratación sobre todo en los grupos más vulnerables que son los niños y los adultos mayores, ya que son más propensos a padecer de deshidratación por falta de agua. Para poder mantenernos hidratados debemos incluir en la alimentación diaria el consumo de frutas y verduras, ya que están compuestas de alrededor de 80% de agua y son excelentes fuentes para poder mantenernos hidratados. Entre las frutas con mayor porcentaje de agua se encuentran la sandía, el melón, uvas, pera, piña, melón. Por otro lado, las verduras de hojas verdes como la espinaca, albaca o lechuga, tienen un mayor porcentaje de agua en su composición y a la vez poca cantidad de calorías.

Si eres de los que no toma agua sola, puedes optar por consumir agua saborizada, y tú mismo la puedes preparar en casa, lo único que necesitas es agua y frutas a elección. Entonces necesitas una botella con agua y le añades frutas como fresas o rodajas de naranja y las dejas reposando desde el día anterior en la refrigeradora. Apenas te levantes, verás el sabor tan rico que tiene el agua. Ya no habrán excusas para no tomar agua!!!

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

El valor para encarar el miedo

Por Maritza Soto, Psiçóloga del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Foto1

El ser humano se encuentra pro-yectado hacia el futuro, por eso la vida puede ser asumida como un pro-yecto que se va construyendo día a día.

Enfrentamos situaciones nuevas constantemente, hace 5 o 10 años tu vida no era la misma que ahora llevas, quizá cambiaron personas, tu entorno o tus actividades. Que tan capaz te sientes de enfrentar situaciones nuevas?A Pedro se le dio la posibilidad de asumir una responsabilidad de un difícil y nuevo proyecto, nunca imagino que lo elegirían pero estuvo dispuesto a asumir el reto haciendo uso de su capacidad y experiencia. Fue consciente de los riesgos que esto implicaba y del coraje que necesitaba para enfrentar la situación, hizo todo lo posible para superar sus miedos y realizar el trabajo.

La actividad de estudiar requiere de coraje porque de una u otra forma es un desafío a las capacidades y habilidades personales, es como una aventura en la que necesitas medir y desarrollar tus fuerzas y enfrentarte a tus propios éxitos y fracasos. Es reconoceré que no sabes y necesitas aprender, prepararte más y mejor para vivir de acuerdo a tus valores y principios.

Uno de los principales desafíos es el CORAJE DE SER VERDADERAMENTE LO QUE ERES, que van a pensar de mi si digo lo que pienso? Que creerán si expreso abiertamente mis sentimientos?, quizá no les guste a las personas algunas característica mía o más aún, soy yo mismo quien se rechaza y no se agrada a sí mismo. Tener el Coraje de ser tú mismo es el valor de ser diferente a otros pero también respetar esas diferencias en los demás. Ser Tolerante

La cuestión es como poder manejar nuestros miedos y no querer dejar de tenerlos, por eso los momentos de reflexión personal o de autoconocimiento son importantes.

Cuanto más viva una persona, más problemas tiene. Pero esto no es malo porque pelear con los problemas, luchar con el desafío es la forma de crecer. (Osho)

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Yo te declaro… Culpable!

Por Enrique Perez, Psiçólogo del Centro Atulado.

Contactame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

enrique-perez-final

¿La recuerdas? Típica frase que un juez le lanza al acusado luego de haber validado y comprobado su “culpabilidad” con todas las evidencias necesarias y pruebas que le incriminan… Por otro lado, es también, una actitud cotidiana adoptada por personas naturales frente a otras, que se presenta a manera de juicio o reclamo cuando la otra parte se comporta diferente a lo esperado.

Ahora ¿Qué diferencia al juez de las personas naturales, al momento de juzgar, condenar, culpar o acusar a los demás?

Vamos por partes; primero, son dos contextos totalmente distintos y; segundo, los jueces se basan en leyes y normas escritas y establecidas, mientras que las personas naturales lo hacen según su visión personal de cómo “deberían” ser las cosas. ¿Va quedando claro? ¿Suena familiar?

Sigamos ¿Y qué más? ¡El contexto! Mientras que el juez fue nombrado para ejercer ese cargo, las personas naturales, cuando actúan como si fueran jueces, generalmente lo hacen porque necesitan alzar su voz de reclamo o para sentirse con “autoridad moral”; además, si bien el primero está obligado a utilizar un método o procedimiento “concreto y establecido”, los últimos, en su mayoría, tienden a hacerlo “a su manera”. Entonces:

¿Qué caracteriza ese método o procedimiento “concreto y establecido” que los jueces utilizan antes de juzgar, condenar, culpar o acusar a alguien? Solo si tomamos en cuenta cinco de ellas, se pueden mencionar: la evidencia, las pruebas “del delito”, los indicadores de sospecha, las hipótesis y el debate.

Y ¿En qué suelen basarse las personas naturales para hacerlo? buena parte de ellas se sostienen principalmente en aspectos emocionales y subjetivos, tales como su cultura, sus creencias extremas, prejuicios, expectativas, filosofía de vida radical, conocimiento limitado así como por los sentimientos y emociones generadas en el momento (indignación, egocentrismo, sorpresa, rechazo, asco, miedo, odio, negación, etc.)

Es verdad que uno es un ser humano con emociones y que no es tan fácil ser todo el tiempo tan objetivo e imparcial al momento de juzgar a los demás sin caer en condenas o acusaciones que no vienen al caso… pero ¿entonces qué hacer?

Si bien no existe una receta única o perfecta para juzgar de manera “adecuada” a los demás, existen algunos métodos y procedimientos útiles que ayudarán a no cometer errores tan garrafales y que pueden tomarse prestados de las estrategias que utilizan los jueces antes juzgar, culpar o acusar. ¿Las recuerdas?

Básicamente, estas, pueden reducirse a un estilo de debate contra las creencias, prejuicios y filosofía de vida que rigen a uno. Por ejemplo, uno puede preguntarse algo similar a:

¿Cuál es la evidencia de que esa persona es culpable? ¿Conoces el porqué del comportamiento de esa persona a la que juzgas? ¿Conoces su historia? ¿Sentir indignación por alguien es un indicador lo suficiente poderoso como para acusarla calificarle de culpable?  ¿Tu primera impresión sobre alguien o sobre su comportamiento es una hipótesis o es “la prueba del delito”? Etc.

Finalmente, antes de juzgar, considera que tu visión acerca de los hechos o de las personas que pretendes juzgar, podría estar sesgada por tus creencias o limitada por la información de la cual dispones, de hecho, recuerda, cuantas veces – luego de observar un poco más – te dijiste ¡Vaya, no era como me lo había imaginado!

 

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Comunicándonos mejor

Por Melissa Sierralta, Psiçóloga del Centro Atulado.

Contactame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Melisa SierraltaFinal

Muchos de los conflictos que tenemos diariamente se deben a un problema en la comunicación. Y esto parte de las interpretaciones que muchas veces hacemos de los hechos en sí. Pongamos un ejemplo: <María va a salir a una fiesta, su mamá le dice que regrese temprano y ella acepta. María llega a las 2:30am a casa y su mamá se molesta y le dice “¡quién te crees para regresar a esta hora!, me has mentido en mi cara, yo no voy a permitir esto”>. Como podemos ver, el hecho en sí es que María aceptó que llegaría temprano y que regresó a casa a las 2:30am. Lo que su mamá interpretó es que su hija debía llegar antes de las 2:30am y que como no lo hizo se ha burlado de ella. Si nos damos cuenta, independientemente de qué hora a cada uno le pueda parecer tarde o temprano, el mensaje no fue claro, pues estamos suponiendo que en ningún momento la mamá le ha dicho a qué hora le parece aceptable que regrese. Y esto pasa muy a menudo. Aunque algunos puedan pensar que es obvio, no siempre es “obvio” para todos y es ahí donde residen la mayoría de problemas.

Pongamos otro ejemplo: <Pedro le ha entregado un informe a su jefe y este le ha dicho que está mal estructurado y que lo vuelva a hacer con ayuda de su secretaria. Pedro se molesta porque “siente” que su jefe no valora su trabajo y lo está tratando como incompetente pues él solo lo puede hacer bien y no necesita que lo ayuden. Su reacción inmediata es salir intempestivamente de la oficina y tirar fuerte la puerta. El jefe se queda perplejo mirando lo que acaba de pasar y se molesta pues “siente” que su trabajador le ha faltado el respeto y él no se merece un trato así>. Como podemos ver aquí hay dos hechos:

  1. El jefe le ha dicho a Pedro que su trabajo está mal estructurado y le pide que lo vuelva a hacer con su secretaria.
  2. Pedro sale de la oficina tirando fuerte la puerta y sin decirle nada.

El problema aquí son las interpretaciones que cada uno ha hecho sobre cada palabra y conducta de la otra persona; y es que interpretar es parte de la vida, y sería quizás muy difícil dejar de hacerlo. No obstante, lo que sí se puede modificar es hacer que esas interpretaciones no sean vistas como verdaderas o reales sino que podamos identificarlas como son, solo interpretaciones, y que no podemos saber a ciencia cierta lo que está pensando la otra persona.

Cuando coloco comillas a la palabra “siente” lo hago porque muchas veces hablamos de esa manera “siento que él ya no quiere estar conmigo”, “siento que ella me odia”, etc., y realmente no es que “sentimos”, es que “pensamos”, INTERPRETAMOS. En esa línea, sería importante que para comunicarnos mejor, reconozcamos primero que estamos interpretando, que lo que “pensamos” es simplemente eso, un pensamiento. En segundo lugar, es importante identificar qué emoción acompaña ese pensamiento, de manera que podamos regularla. Finalmente, podremos actuar con calma y aclarar algunas de nuestras interpretaciones.

En ese sentido, para lograr aclarar las interpretaciones que tenemos, se aconseja decirle a la persona cómo nos sentimos frente a cierto evento porque nos hace pensar de cierta manera. Un ejemplo podría ser: “Jefe, la verdad me siento un poco incómodo, molesto, ya que cuando me dijo que estaba mal hecho el informe y que lo tenía que volver a hacer con su secretaria, pensé que quizás no estaba valorando el esfuerzo que le pongo a mi trabajo y que usted piensa que quizás no lo puedo hacer bien”. Una frase así puede ayudarnos a entrar en confianza con las personas y a mejorar entonces la comunicación con ellas.

¿Qué esperas para aplicarlo en tu vida?

Publicado en Artículos de Interés | 2 comentarios