¿Cómo empezar una dieta sin terminar rompiéndola

Por Efraín Freyre, Médico Psicoterapeuta del Centro Psicológico Atulado –Puedes contactarme en www.atulado.pe, informes@atulado.pe y/o al cel: 947613543.

Estás por empezar la quinceava dieta de tu vida y te has propuesto ahora sí cumplirla, la última vez soportaste dos largas semanas, pero luego caíste y la anterior vez a esa, a penas lograste bajar la mitad de lo que te habías propuesto y terminaste por quebrarla, ¿Esto te suena conocido?, Para poder entender por qué cuando deseamos lograr ese gran reto, en el camino aparecen obstáculos, tentaciones, ansiedades y preocupaciones que nos llevan a romperla y de inmediato a sentirnos derrotados en el intento y con temor a reiniciar lo que hasta hace poco lo habíamos prometido, entonces es clave comprender primero que parte de nuestra estructura psicológica es la que desea  lograrlo y que parte es la que termina fallando una vez más.

Dentro de nuestro ser y como personas biológicas y sobretodo psicológicas, tenemos a un Yo niño que es el que desea las cosas, este Yo niño puede tener muchas ganas de lograr algo, pero el problema es que no sabe cómo lograrlo y sobre todo, no sabe la mejor manera de hacerlo, es por ello que la mayoría de veces reacciona en base a sus impulsos y emociones. Este Yo niño, puede querer bajar de peso y empezar una dieta, y por ello se programa para empezar el lunes, pero no sabe muy bien cómo estará su ánimo el lunes siguiente, y por ello es el mismo Yo niño, quien termina saboteando lo que empezó y luego se siente mal, como realmente un niño reacciona.

Por otro lado, la parte nuestra que ha demostrado que logra hacer un compromiso más real con uno mismo, quien toma mejores decisiones y persigue objetivos es nuestro Yo Adulto. Cuando nuestro lado Yo Adulto se propone empezar una dieta, se anticipa a los hechos, realiza ciertos cálculos previos, dibuja un plan b y es sumamente realista, y por ello está dispuesto a bajar un poco menos de peso con tal de seguir cumpliendo la promesa hecha.

Ahora, entonces ¿Cómo hacer para empezar una dieta conectándonos primero con nuestro Yo Adulto, y así no terminar por romperla?

Esta quizás es la parte que para algunos se nos hace más difícil, y por ello se hace necesario recibir la ayuda de un profesional tanto en nutrición como en psicología. Un manejo integral entre ambos campos que nos ayudé a conectarnos con ese lado psicológico nuestro y en conjunto con el plan nutricional más adecuado y en base a nuestros gustos para dejar tranquilo a nuestro Yo niño, hará que de una vez por todas logremos el objetivo que nuestro Yo Adulto se comprometió y que nuestro Yo niño ya no podrá disolver.

 

Esta entrada fue publicada en Artículos de Interés. Guarda el enlace permanente.