¿Cansado que tu hijo se porte mal y no te haga caso?

Por Elke Frantzen, Psiçóloga Clínica del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Son padres de un niño hermoso, cariñoso, inteligente; pero que no pueden controlar en muchas situaciones, en las cuales no hace caso y no saben qué hacer, seguramente sabrán lo frustrante y desafiante que puede llegar a ser el mal comportamiento de sus pequeños.

Para mi es importante, resaltar, que muchas de las causas que podría explicar el incremento de estos casos de mala conducta, es el sentido de culpabilidad que cargan muchos de ustedes como padres. Se sienten culpables por pasar poco tiempo con sus hijos, y el poco rato que están con ellos les cuesta marcar las normas y los límites.

Cada vez veo más padres de niños de edades más pequeñas, cuando antes lo habitual era que los padres acudieran cuando el niño tenía 4 ó 5 años, ahora veo muchos padres de niños de 2 y 3 años, y algunos incluso de bebés de meses.

Pero, alguna vez se han preguntado ¿qué significa que un niño se porte mal?, ¿Y qué debemos hacer para remediarlo?.

Cuando un niño se “comporta mal” significa que está haciendo algo que no nos agrada a nosotros, es decir, se trata de una valoración arbitraria. Quizá el niño presente un problema de conducta, o quizá el problema no sea él, sino la situación que lo rodea. Si lo que está afectando al niño es la situación en la que se encuentra, enfocarnos en que él cambie sólo logrará lastimarlo, mientras que nosotros nos sentiremos frustrados. Por otro lado, si el pequeño realmente presenta un mal hábito que necesita ser modificado, es importante implementar técnicas correctas para que esto suceda y ayudarlo a desarrollar comportamientos más adaptativos.

Las conductas infantiles inadecuadas pueden presentar cierta “normalidad” en determinadas etapas del ciclo vital. Sin embargo, cuando la magnitud, frecuencia o perseverancia en el tiempo de las mismas son excesivas, es necesario la intervención de un psicólogo para la modificación de conducta y así corregir estas a tiempo.

En estos casos, el éxito de la terapia estriba en que ustedes los padres se involucren. Cuando ustedes como padres siguen las pautas y las normas establecidas en la terapia, los problemas se suelen solucionar con relativa facilidad, ya que el niño es el resultado de lo que ustedes les brinden.

Asimismo se preguntarán, ¿cómo se trabajan estos casos en la consulta de un psicólogo?, una de las alternativas como psicóloga conductual, es pedirles a ustedes los padres que hagan registros sobre aquellas conductas o situaciones conflictivas con sus hijos, y que las recojan con la mayor precisión posible. Anotando el día y la hora que es, ¿dónde están? ¿qué están haciendo?, ¿quiénes están?, lo que hace o dice el niño, y lo que hacen o dicen ustedes u otros adultos o familiares que puedan estar presentes.

Una vez que tenemos ese material, lo analizamos con ustedes, y lo vamos desgranando, hasta poder saber ¿qué es lo que le pasa a su niño?, ¿por qué actúa de esa forma?, y sobre todo, les damos a ustedes los padres, las pautas de como tienen que actuar en esas situaciones. Muchas veces los niños lo que buscan es llamar la atención de sus padres, y saben que portándose mal, aunque sea una atención basada en gritos y castigos, la tienen. Por eso en psicología trabajamos desde lo que se denomina refuerzo, y extinción.

 

Esta entrada fue publicada en Artículos de Interés. Guarda el enlace permanente.