Una leche informada es una leche tranquila

Por Verena Haro, Nutricionista del Centro Atulado. Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Éstas últimas semanas he recibido muchas preguntas de pacientes, mamis y en general de muchas personas muy preocupadas por todo lo que se está hablando acerca de “la leche”. Si bien es cierto, muchas de las cosas que están saliendo a la luz son ciertas, como muchas también son “demasiado alarmistas”.

Lo principal que debemos entender es lo siguiente: ¿Qué es leche? ¿Qué es una bebida láctea? ¿Existen diferencias? Vayamos en orden; con respecto a la leche, es un líquido que proviene de las glándulas mamarias de los mamíferos. Por otro lado, una bebida láctea se refiere que en su composición pueda tener un porcentaje de leche con otros componentes o hecha de almendras, coco o las que comúnmente se consumen en la actualidad. Entonces, después de haber aclarado ambos términos, espero quede un poco más claro que DEFINITIVAMENTE SI HAY DIFERENCIA entre leche y bebidas lácteas.

Además, es importante saber lo siguiente, la mejor leche que se puede consumir, sin duda alguna es la LECHE MATERNA y que jamás debe ser reemplazada los 6 primeros meses de vida de tu bebé porque brinda los nutrientes necesarios para un óptimo crecimiento y desarrollo físico.

Cuando las personas crecemos, de hecho, siempre hemos visto que la “publicidad” nos dice que debemos consumir “3 vasos de leche para crecer grandes y fuertes por los múltiples nutrientes que tiene” ¿ello quiere que si no consumo los 3 vasos de leche al día no creceré sano y fuerte? Claro que no. Desde mi punto de vista, si bien la leche es uno de los alimentos que contiene gran cantidad de calcio de mayor absorción; podemos encontrar calcio en el huevo, el DHA en pescados como el bonito, jurel, caballa, además en las frutas y verduras encontramos vitaminas y minerales importantes para nuestro organismo.

Los alimentos ricos en fuentes de calcio son los siguientes:

Huevo de gallina o 4 huevitos de codorniz, bebida láctea de ajonjolí o de almendras (150ml.), queso parmesano, camaroncitos chinos secos, el bacalao, queso fresco (25g.), yogurt natural (150ml.). Con respecto a este último, les aconsejo comprarlo en versión natural y no con algún sabor, ya que el yogurt saborizado tiene mucha azúcar y si se consume con frecuencia puede provocar el aumento de peso en las personas adultas y en niños, pero sobre todo el exceso de azúcar en los pequeños puede generar hiperactividad. Una opción saludable del yogurt natural, es que ustedes le pueden añadir fresas cortadas o camu camu o piña picada, que termina siendo super rico y nutritivo. ¡A probarlo!

Finalmente, no debemos olvidar también que algo muy importante que debemos hacer siempre antes de adquirir un producto es leer el reverso donde está la información nutricional. Si bien es cierto la publicidad nos puede querer vender algo, pero si nosotros empezamos a leer el valor nutricional de los productos, la historia será otra. Con ellos no sólo me refiero a la leche, sino a los productos en general que vayamos adquirir de ahora en adelante. ¡Mucho ojo con eso!

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Me duele todo el cuerpo. ¿Fibromialgia? ¿Qué solución tengo?

Por Efraín Freyre, Médico Psicoterapeuta del Centro Psicológico Atulado –Puedes contactarme en www.atulado.pe, informes@atulado.pe y/o al cel: 947613543.

Tengo una enfermedad y no sé qué es, solo sé que tengo dolor, un dolor en todo el cuerpo y que no soporto, no sé si es el músculo, el tendón, o si son las articulaciones, solo sé que no lo soporto ni un día más, ya ni la ropa la tolero, no puedo dormir con mi esposo, porque al más mínimo contacto, me siento fatal, y eso me preocupa, pero no puedo, me siento mal, lloro mucho, pero y es que cuando me abraza me duele, ya ni puedo cargar cosas, es un martirio, y me siento mal, pero ¿qué hago?, si no lo puedo controlar, además de eso, que ya es bastante, tengo mucho cansancio, cualquier cosa que haga, que antes solía hacer, me cansa más de lo normal, ya no soy la misma, y eso me frustra tanto, me pone de mal humor, estoy irritable todo el tiempo, y lo peor, es que me he dado cuenta, que cada vez que tengo alguno de estos cambios de ánimo, o preocupación, o discuto con mi esposo e hijos, el dolor aumenta. Y la verdad sólo quiero que pase rápido el tiempo, y que se acabe el día para que sea la hora de dormir, para que este martirio acabe ya, pero llega la noche y resulta que ahora me cuesta también dormir, ya no sé qué hacer, estoy desesperada.

Y no crean que no he ido con especialistas para que me revisen, primero fui al neurólogo y luego al gastroenterólogo, ah y ¿por qué al gastro?, porque encima de todo ahora tengo problemas de estreñimiento, y cada vez que como se me hincha la barriga, cosa que antes no tenía, fui también al traumatólogo y luego al psiquiatra, este último me dio básicamente pastillas para el ánimo y para dormir, que bueno ahora al menos descanso un poco más, porque ya levantarme para ir a trabajar era un martirio, pero la verdad nadie ha sabido decirme algo muy claro, creo q cada uno ha visto mis síntomas en función a su especialidad y me han llenado de pastillas, bueno ayer fui con otro especialista recomendado, el reumatólogo, y después de escuchar mis síntomas, me habló de una enfermedad, llamada ¡fibromialgia!. ¿Fibromialgia doctor? Le pregunté, y en ese momento pasaron muchas cosas por mi cabeza, el doctor me calmó y me dijo que haría una prueba de 18 puntos de dolor, me explicó también que no tenía que cumplir los 18 puntos, que con 11 puntos ya era más que suficiente para que existiera la enfermedad, entonces procedió a revisarme, y ¿qué creen?, tenía yo 14 puntos de dolor, ahora si parecía que tenía un diagnostico real, me explicó que la fibromialgia es una enfermedad estrechamente relacionada con trastornos psicológicos, pero con esta definición me asuste aún más, acaso, ¿estoy loca? me pregunté, me dijo que el causante o detonante de esta tal fibromialgia, que hasta el nombre asusta, es muy frecuente en personas que sufren de ansiedad y depresión y que esto hace que el dolor se agrave y sea crónico, entonces ahora entiendo, porque cada vez que mi estado de ánimo variaba para mal yo sentía más dolor, por ello me recomendó llevar un tratamiento médico y psicológico, ya que me explicó que la fibromialgia, es una enfermedad con un fondo netamente emocional.

A decir verdad, salí más tranquila y pensando en la explicación emocional que me dio el doctor, y tiene sentido, en estos últimos tres años, mi vida ha tenido muchos cambios, con el tiempo he ido acumulando mucha carga emocional de culpa, de estrés, los reclamos de mi esposo por el tiempo, para con la familia, estaba siempre cansada, y claro ahora me doy cuenta que todo terminó mal, no hay cuerpo que aguante tanta carga.

Ahora estoy recibiendo un tratamiento Médico con terapia natural a base de colágeno hidrolizado, Psicológico y de forma grupal con personas similares a mí y Emocional con talleres de Hatha Yoga y Meditación especializado en el dolor crónico y todo de manera integral y la verdad me han ayudado mucho las terapias grupales, a sentirme comprendida, a explayarme, a decir lo que siento, sobre todo, encontrar un espacio para mí, en el cual siento mucho apoyo y recibo una guía para manejar las situaciones difíciles, esto lo complementamos en el programa con yoga, comencé a ver resultados en poco tiempo, el dolor ha disminuido bastante, estoy más animada para hacer mis cosas, he logrado dormir mucho mejor, mi cansancio también ha disminuido, ahora me siento mucho más tranquila, tengo el control de mis emociones y por ende de este dolor que antes no me dejaba vivir en paz y estoy en mi segundo mes de mis sesiones y continúo para que quede totalmente curada.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

¿Cómo empezar una dieta sin terminar rompiéndola

Por Efraín Freyre, Médico Psicoterapeuta del Centro Psicológico Atulado –Puedes contactarme en www.atulado.pe, informes@atulado.pe y/o al cel: 947613543.

Estás por empezar la quinceava dieta de tu vida y te has propuesto ahora sí cumplirla, la última vez soportaste dos largas semanas, pero luego caíste y la anterior vez a esa, a penas lograste bajar la mitad de lo que te habías propuesto y terminaste por quebrarla, ¿Esto te suena conocido?, Para poder entender por qué cuando deseamos lograr ese gran reto, en el camino aparecen obstáculos, tentaciones, ansiedades y preocupaciones que nos llevan a romperla y de inmediato a sentirnos derrotados en el intento y con temor a reiniciar lo que hasta hace poco lo habíamos prometido, entonces es clave comprender primero que parte de nuestra estructura psicológica es la que desea  lograrlo y que parte es la que termina fallando una vez más.

Dentro de nuestro ser y como personas biológicas y sobretodo psicológicas, tenemos a un Yo niño que es el que desea las cosas, este Yo niño puede tener muchas ganas de lograr algo, pero el problema es que no sabe cómo lograrlo y sobre todo, no sabe la mejor manera de hacerlo, es por ello que la mayoría de veces reacciona en base a sus impulsos y emociones. Este Yo niño, puede querer bajar de peso y empezar una dieta, y por ello se programa para empezar el lunes, pero no sabe muy bien cómo estará su ánimo el lunes siguiente, y por ello es el mismo Yo niño, quien termina saboteando lo que empezó y luego se siente mal, como realmente un niño reacciona.

Por otro lado, la parte nuestra que ha demostrado que logra hacer un compromiso más real con uno mismo, quien toma mejores decisiones y persigue objetivos es nuestro Yo Adulto. Cuando nuestro lado Yo Adulto se propone empezar una dieta, se anticipa a los hechos, realiza ciertos cálculos previos, dibuja un plan b y es sumamente realista, y por ello está dispuesto a bajar un poco menos de peso con tal de seguir cumpliendo la promesa hecha.

Ahora, entonces ¿Cómo hacer para empezar una dieta conectándonos primero con nuestro Yo Adulto, y así no terminar por romperla?

Esta quizás es la parte que para algunos se nos hace más difícil, y por ello se hace necesario recibir la ayuda de un profesional tanto en nutrición como en psicología. Un manejo integral entre ambos campos que nos ayudé a conectarnos con ese lado psicológico nuestro y en conjunto con el plan nutricional más adecuado y en base a nuestros gustos para dejar tranquilo a nuestro Yo niño, hará que de una vez por todas logremos el objetivo que nuestro Yo Adulto se comprometió y que nuestro Yo niño ya no podrá disolver.

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Nos vamos a separar y ahora… ¿Cómo le digo a mis hijos?

Por Itziart Torrez, Psiçóloga  del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Cuando decidimos formalizar en algún sentido una relación de pareja e iniciar una familia con ésta, lo hacemos con el compromiso de hacer que funcione. Sin embargo, cuando se acaba la confianza, el respeto, la comunicación y/o el amor, la separación puede ser la mejor alternativa, a pesar de que se suele pensar que se trata de algo negativo; un fracaso, un daño psicológico per se para los hijos, una pérdida irremediable del modelo de familia soñado, etc. En realidad cada caso es distinto y dependiendo del tipo de ruptura y de cómo lo manejen los miembros de la pareja, puede ser un evento familiar más en la vida del hijo y una rectificación más en la vida de los adultos que la deciden.

La salud emocional y psicológica no solo se logra con familias tradicionales; mantener una relación de pareja que hace infelices a los padres, también hará infelices a los hijos, pues ellos lo percibirán e inevitablemente la insatisfacción generará conflictos familiares que sufrirán los pequeños. Revisemos algunos aspectos generales importantes que se deben tomar en cuenta cuando se da la separación; sin embargo, recuerda que siempre dependerá del caso y si sientes que se te dificulta asumirlo a ti como adulto, será provechoso buscar asesoría profesional para que lo manejes mejor y así ayudes en la transición a tu hijo (s).

Sea cual sea la edad o el género de éste, debes comunicarle que habrá cambios en su rutina y asegurarle que el amor de padres se mantendrá intacto. Afronta que ya el otro miembro no vivirá allí, no des historias que puedan hacerle sentir que el otro padre volverá, como “está trabajando”, “se fue de viaje”, “viene mañana”, etc. Es importante escuchar sus quejas, pero el niño no debe decidir si se continuará la relación de pareja. Es vital informarle conjuntamente acerca de los motivos de la separación, en términos en que lo pueda entender y aclararle con quién va a vivir, dónde, etc; piensa en lo que crees que está preparado para escuchar y si realmente es necesario que conozca detalles. Lo fundamental es recalcarle que es la mejor decisión y que se ha tomado también pensando en su bienestar.

Una vez llevada a cabo la separación, hay que tratar de mantener tantos factores constantes en la vida de los pequeños como sea posible. Puede ocurrir que la separación no se haya dado en los mejores términos (infidelidad, incomprensión, desamor por varios años), en cuyo caso es normal tener sentimientos negativos por la otra persona; pero estos deben ser canalizados, evitando exponerse a conversaciones infructuosas con la ex pareja que terminen en discusiones delante de los chicos y que alimenten el malestar. Por ello, es fundamental que usted se procure un espacio individual para la elaboración de la ruptura como asistir a clases de yoga, meditación, grupos religiosos, psicoterapia, etc. Esto evitará angustiarlos y generar conflicto de lealtades.

Este ultimo aparece cuando el niño siente que al estar con mamá está traicionando a papá o viceversa; puede sentirse culpable porque lo pasa mejor con uno u otro padre, pero ambos pueden ayudar a esto, dejando que compartan tiempo con ambos padres por separado, mostrando agrado por el hecho de compartir con el otro padre y preguntando cómo estuvo la visita. La mayoría de los niños intentará probar los límites de la nueva familia, se enojarán e intentarán poner a un padre en contra del otro; para ello es importante mantener canales de comunicación, acuerdos en normas básicas y abstenerse de amenazarlos con que se iran a vivir con el otro progenitor o que no lo volverá a ver.

Con el tiempo las heridas sanan; durante el proceso de separación hay muchas cosas que aún no están claras para el adulto; hay emociones encontradas, cuesta pasar tiempo con el (la) ex cada vez que visita a los hijos, hay malestar por un sentimiento de soledad o de perdida de la oportunidad de tener la familia o la felicidad soñada… Todo ello es normal pero temporal, pasará y se podrá elaborar el duelo; la invitación es a ir luchando contra esos sentimientos, recordando siempre que, independientemente de la manera en la que se tuvieron a los hijos, ellos están aquí y los quiere, dependen de su bienestar emocional y vale la pena darselo.

¿Cómo? Ambos cooperen y apóyense mutuamente, eviten que conozcan los intríngulis de los conflictos entre los adultos, sobre todo si se dan por vía legal y no se alejen. NO hay una única forma de ejercer la paternidad; para ser un papá presente no hay que vivir con los hijos, basta con hablar con ellos todos los días, incluso cuando tengan 2 años de edad, ayudarlos al menos un par de veces a la semana a hacer tareas y darles el mayor tiempo posible con la mejor calidad, jugar juntos al menos 15 minutos, mirarlos a los ojos, hacerles saber que son muy importantes. Eso es lo que los forma como seres queridos y alli radica la salud mental y emocional.

Para finalizar, les comparto algunos tips para el manejo diario de la separación con los chicos, recalcando que lo fundamental es que las reglas y expectativas de cada uno deben ser descritas  con claridad al niño

  1. Establecer un sistema fijo y predecible de residencia alternada, en el que los pequeños puedan confiar (los niños mayores pueden tener un sistema más flexible)
  2. Hacer visitas regulares, para hacer una rutina diaria predecible y cuando no pueda cumplirse avisarle al niño.
  3. Mantener visitas frecuentes, varias veces a la semana, para aumentar la intimidad padre e hijo y para el mejor control de éste.
  4. Realizar visitas largas,  para evitar el acento sobre la diversión en que caen algunos padres que ya no conviven
Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

¿Cansado que tu hijo se porte mal y no te haga caso?

Por Elke Frantzen, Psiçóloga Clínica del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Son padres de un niño hermoso, cariñoso, inteligente; pero que no pueden controlar en muchas situaciones, en las cuales no hace caso y no saben qué hacer, seguramente sabrán lo frustrante y desafiante que puede llegar a ser el mal comportamiento de sus pequeños.

Para mi es importante, resaltar, que muchas de las causas que podría explicar el incremento de estos casos de mala conducta, es el sentido de culpabilidad que cargan muchos de ustedes como padres. Se sienten culpables por pasar poco tiempo con sus hijos, y el poco rato que están con ellos les cuesta marcar las normas y los límites.

Cada vez veo más padres de niños de edades más pequeñas, cuando antes lo habitual era que los padres acudieran cuando el niño tenía 4 ó 5 años, ahora veo muchos padres de niños de 2 y 3 años, y algunos incluso de bebés de meses.

Pero, alguna vez se han preguntado ¿qué significa que un niño se porte mal?, ¿Y qué debemos hacer para remediarlo?.

Cuando un niño se “comporta mal” significa que está haciendo algo que no nos agrada a nosotros, es decir, se trata de una valoración arbitraria. Quizá el niño presente un problema de conducta, o quizá el problema no sea él, sino la situación que lo rodea. Si lo que está afectando al niño es la situación en la que se encuentra, enfocarnos en que él cambie sólo logrará lastimarlo, mientras que nosotros nos sentiremos frustrados. Por otro lado, si el pequeño realmente presenta un mal hábito que necesita ser modificado, es importante implementar técnicas correctas para que esto suceda y ayudarlo a desarrollar comportamientos más adaptativos.

Las conductas infantiles inadecuadas pueden presentar cierta “normalidad” en determinadas etapas del ciclo vital. Sin embargo, cuando la magnitud, frecuencia o perseverancia en el tiempo de las mismas son excesivas, es necesario la intervención de un psicólogo para la modificación de conducta y así corregir estas a tiempo.

En estos casos, el éxito de la terapia estriba en que ustedes los padres se involucren. Cuando ustedes como padres siguen las pautas y las normas establecidas en la terapia, los problemas se suelen solucionar con relativa facilidad, ya que el niño es el resultado de lo que ustedes les brinden.

Asimismo se preguntarán, ¿cómo se trabajan estos casos en la consulta de un psicólogo?, una de las alternativas como psicóloga conductual, es pedirles a ustedes los padres que hagan registros sobre aquellas conductas o situaciones conflictivas con sus hijos, y que las recojan con la mayor precisión posible. Anotando el día y la hora que es, ¿dónde están? ¿qué están haciendo?, ¿quiénes están?, lo que hace o dice el niño, y lo que hacen o dicen ustedes u otros adultos o familiares que puedan estar presentes.

Una vez que tenemos ese material, lo analizamos con ustedes, y lo vamos desgranando, hasta poder saber ¿qué es lo que le pasa a su niño?, ¿por qué actúa de esa forma?, y sobre todo, les damos a ustedes los padres, las pautas de como tienen que actuar en esas situaciones. Muchas veces los niños lo que buscan es llamar la atención de sus padres, y saben que portándose mal, aunque sea una atención basada en gritos y castigos, la tienen. Por eso en psicología trabajamos desde lo que se denomina refuerzo, y extinción.

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

¿Cómo reconstruir la confianza luego que tu Pareja te fue infiel?

Por Lorena Medina, Psiçóloga del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Reconstruir la confianza después de que has sido infiel es una tarea laboriosa y delicada. Si quieres recuperar la confianza que tu infidelidad destruyó, lo primero que necesitas es aceptar que probablemente tu pareja necesitará un tiempo largo para sanar. Pero la honestidad, comunicación abierta, paciencia y confianza pueden regresar con el tiempo.

 

Guía Psicoterapeuta

  1. Ayuda a tu pareja, quien no te engañó, a alcanzar un cierre emocional. Puedes hacerlo siguiendo una rutina estricta que ayude a que la confianza vuelva a florecer, o llamando a tu pareja varias veces durante el día para informarle dónde estás. El terapeuta Dr. Phil, dijo que “para que tu pareja vuelva a confiar en ti, será necesario que estés en donde tengas que estar, cuando tengas que estarlo, 24 horas al día de los 7 días de la semana”. La confianza volverá a surgir, poco a poco, conforme tu pareja se acostumbre a que le digas la verdad sobre dónde estás en caso la confianza se haya perdido totalmente.
  2. Mantén la vida sexual con tu pareja. El psicólogo Barry McCarthy recomienda que, tras un episodio de infidelidad, las parejas sigan teniendo una intimidad sexual que les ayudará a recuperar la cercanía física y la confianza. McCarthy también dijo que “para sanar un matrimonio, debes abrirle los brazos a tu pareja y dejar atrás el episodio de infidelidad”.
  3. Busca ayuda profesional. Esto le mostrará a tu pareja que estás plenamente entregado a la tarea de reconstruir la relación y que piensas que vale la pena luchar por ella. Un psicólogo o terapeuta podrá ayudarte a discutir los problemas del momento y a explorar, en una forma imparcial, las causas que contribuyeron a que fueras infiel. Un consejero de este tipo es una vía muy recomendable para hablar de tus problemas en una forma positiva y constructiva.
  4. No te hundas en tus sentimientos de culpa. Si fuiste infiel, no resolverás la situación con sentirte mal por lo que le hiciste a tu pareja. La editora de “Psychology Today” (“La psicología de hoy”), Hara Estroff Marano, advierte que no debes entregarte a la auto-compasión: “No te hundas en tus sentimientos de culpa. Mejor transfórmalos en un estímulo para aprender mejores formas de comportarte”. Es mucho más productivo que le demuestres a tu pareja que la respetas, a que le digas cuán mal te sientes una y otra vez.
  5. Hagan una lista de actividades para recuperar la confianza. El objetivo de esta lista es fomentar la confianza al tomar en cuenta las necesidades de las dos personas involucradas en la relación. La persona herida puede sentir la necesidad de que su pareja cambie su lugar de trabajo o de ambiente, dependiendo con quién se haya dado la infidelidad. Una lista les ayudará a poner los puntos en perspectiva y a consolidar estrategias para terminar con la desconfianza. La psicóloga Janis Abrahms recomienda esta lista y añade que “la pareja que resultó herida lleva sobre sus hombros la mayor parte del peso de la recuperación, y puede ser necesario hacer ciertos sacrificios por ella, que compensen el daño causado”.

“Necesitas paciencia y un corazón abierto para recuperar la confianza de tu pareja tras engañarla”.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Cuando lo que nos gustaba nos empezó a molestar

Por Lorena Medina, Psiçóloga del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Con el paso del tiempo y normalmente sin que haga falta mucho, la realidad se impone y las idealizaciones rara vez sobreviven al filtro de la realidad. La persona que supuestamente debía responder con un tipo de actitud o comportamiento concreto se revela como un ser humano imperfecto, con sus virtudes y sus defectos. Estos defectos parece que se amplían con el paso del tiempo, llevándonos a situaciones que antes nos agradaban y ahora nos empiezan a molestar.

Quien idealiza a una persona puede terminar frustrándose debido a que las expectativas tan altas que tenemos en un inicio de la relación van cambiando cuando nos damos cuenta que hemos creado un personaje a partir de la persona amada. A medida que la relación romántica se va desarrollando, la idealización de la pareja se va mitigando, dando paso a un escenario diferente en la relación.

Según Erich Froom, si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería.

El amor en pareja

En las relaciones amorosas, los miembros de la misma pueden percibir el amor de distinta forma a como lo percibe su pareja. Por ejemplo, uno de los miembros de la pareja puede ser más tendente al amor infantil, siguiendo el principio “amo porque me aman”. En cambio, el otro miembro de la pareja puede ser más propenso a un amor maduro, obedeciendo al principio “me aman porque amo”.

Las relaciones cimentadas en el amor inmaduro suelen estar formadas por personas que aman porque necesitan tener a la otra persona. Por el contrario, en las relaciones donde prima un amor que ha madurado, las parejas necesitan a la otra persona porque la ama.

A medida que las relaciones van avanzando, surgen características de nuestra pareja que antes no nos desagradaban o que incluso nos encantaban; sin embargo, ahora no solo no nos gustan, sino que nos empiezan a molestar. Al principio de las relaciones intentamos agradar en todo momento a la otra persona, dejando incluso nuestros propios deseos en segundo plano.

Quien piense que los defectos que le irritan de la pareja son solo asunto del otro se equivoca. En realidad, siempre han existido comportamientos que nos han molestado de nuestra pareja, aunque no lo expresáramos al inicio de una relación. La idealización de la pareja, unida al deseo de no querer causar conflictos hace que omitiéramos los detalles que nos resultaban molestos o desagradables.

Si todo nos empieza a molestar, puede ser que el cambio esté más en nosotros mismos que en nuestra pareja. Todas las relaciones pasan por diversas etapas, y las situaciones negativas nos llevan a pensar a veces que la relaciones no son como esperábamos.

La falta de comunicación, las discusiones frecuentes, los problemas sexuales y/o afectivos en la pareja crean un caldo de cultivo para que las situaciones que antes nos gustaban ahora nos empiecen a molestar. Para revertir estas situaciones tenemos que tratar de conseguir una mayor aceptación e intimidad con la persona con la que compartimos nuestra vida.

Cuando hay una mayor aceptación, las personas están más dispuestas a realizar los cambios necesarios, adaptarse el uno al otro, comunicarse de una manera más clara y a solucionar los conflictos que aparecen en toda de relación.

 Elige a tu pareja con mucho cuidado. De esta decisión dependerá el 90% de toda tu felicidad o tu tristeza; pero después de elegir cuidadosamente, el trabajo apenas empieza.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

7 Recomendaciones para combatir la ansiedad

Por Efraín Freyre, Medico Psicoterapeuta del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

  1. Entiende cómo funciona. El primer paso para combatir la ansiedad es comprender cuál es su mecanismo, cómo funciona y para qué sirve. La ansiedad es una emoción normal que nos permite estar alerta ante cualquier peligro real o imaginario. Esta emoción provoca en la persona unas sensaciones físicas que son normales. El problema viene cuando la ansiedad es desproporcionada al elemento potencialmente peligroso real o imaginario y además interpreta las sensaciones físicas como perjudiciales.
  2. No evites lo que temes. Si te expones a la situación temida durante el tiempo suficiente, la ansiedad bajará su nivel o incluso desaparecerá. Podrás comprobar por ti mismo/a que no ocurren tales consecuencias y que puedes controlar la ansiedad.
  3. Interpreta objetivamente, busca lo racional. No te quedes siempre con la interpretación negativa de cada cosa que te ocurre, busca alternativas más realistas y saludables. Tú eliges cómo reaccionar ante las cosas.
  4. Practica técnicas de respiración y relajación. Utilizar la respiración abdominal y técnicas de relajación diariamente te ayudará a tener la calma y energía necesarias para plantar cara a cada día.
  5. No llenes tu vaso emocional, desahógate. No acumules tensiones, expresa tus sentimientos, miedos, inquietudes, preocupaciones. Compártelos desde la asertividad. Acumularlos sólo hará que se conviertan en una olla a presión que estallará en cualquier momento de forma brusca, como por ejemplo en un ataque de ansiedad.
  6. Realiza ejercicio físico. Fuera sedentarismo. Cualquier actividad que implique ejercicio físico, desde correr o caminar hasta jugar con tu mascota, libera tensiones y favorece la relajación.
  7. Ríe y sonríe todos los días. Ríe hasta que te duelan los músculos de reír. Es una forma increíblemente fácil y divertida de liberar tensión. Las estrategias aquí expuestas no sustituyen ni mucho menos a un tratamiento psicológico de ansiedad, básicamente pueden ayudar o facilitar un poco la vida a personas que sufren ansiedad en mayor o menor medida. Si la ansiedad ha tomado un papel protagonista en tu vida, te sugerimos que recibas ayuda profesional y en este caso, nosotros en Atulado nos especializamos en problemas de ansiedad y por ello te podemos ayudar.

 

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

¿Porqué será que no consigo una buena Pareja?

Por Efraín Freyre, Medico Psicoterapeuta del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Si has tenido algunas malas experiencias en tus anteriores relaciones de pareja o hasta el día de hoy no has podido encontrar lo que te complementa, entonces esta nota es especialmente para ti. Y si ya estás dentro del barco y hay cosas que no están caminando muy bien, también leerlo te ayudará a aclarar muchos puntos sobre tu relación, ya que lo que voy a dar a conocer es el rol de la pareja y aquello que genera que dos seres que se enamoran hagan “match” o más bien que se terminen separando en los meses o años siguientes.

En primer lugar hay que entender que cuando una pareja se decide por convivir también con ella “convive” en el sentido psicológico las familias de cada uno, y por ello cada individuo en la pareja trae todo su bagaje de valores, costumbres, ideas, conceptos religiosos, etc que lo llamaremos relación padre-padre y que le fueron trasmitidos precisamente de sus padres, por ello en esta parte es importante que en ambos haya coincidencia entre estas relaciones. De ahí por ejemplo pueden haber o no coincidencias de cómo celebrar las fiestas de fin de año, los valores de crianza de los hijos, de cómo pasar un fin de semana o hasta de ir o no ir a misa.

También por otro lado, en toda pareja es importante que exista cierto sentido de protección hacia el otro y también de ser protegido. Esto se le conoce como relación padre-niño y de alguna manera imita el cómo nuestros padres cuidaron de nosotros. Más bien cuando la protección es de un solo lado, puede haber reclamos y un sentimiento de egoísmo que va debilitando la relación.

Otro punto muy importante es la llamada relación adulto-adulto, que viene a ser todos los intercambios de información, de diálogos maduros entre la pareja y la comprensión lógica de lo que cada uno realiza ya sea por su profesión o actividades laborales o educativas. Es más recomendable que por ello, una pareja tenga un similar nivel educativo o que hayan llegado a un similar nivel de autorealización personal y profesional, esto permitirá que ambos logren en sus diálogos un mayor entendimiento y que puedan intercambiar mayor información que les entregue valor a ambos.

Por último y quizás algo que muchas veces salva a la relación es lo que se conoce como relación niño-niño y todo lo que respecta a como la pareja se divierte y la pasa bien juntos, como se tratan con ternura y si tienen sintonía, a sus momentos de intimidad, y si logran expresar la sensualidad que cada uno espera del otro y algo también vital en la relación que es la vida sexual de pareja y como se llevan en la cama, si logran el orgasmo, si tienen relaciones sexuales satisfactorias, si tienen juegos sexuales, etc. Entonces en la medida que esta relación coincida y que ambos tengan similar forma de divertirse o de disfrutar de la vida sexual entonces esta parte será sólida y muy importante.

Como conclusión, una pareja correcta e ideal sería la que tiene la mayoría de relaciones coincidentes con las de uno mismo, y si en algunos puntos no hay coincidencia entonces es recomendable abordarlo y trabajarlo para poder mejorar en ellos y no sea una barrera a futuro. Recordemos que una pareja son dos seres distintos y criados por familias distintas que por un sentimiento profundo deciden juntarse y por ello ese sentimiento es posible hacerlo que perdure cuando las relaciones coinciden.

En caso tus experiencias en pareja más bien hayan sido de no coincidencia, lo recomendable es que busques una ayuda psicológica profesional que logre modificar algunos patrones limitantes en ti mismo, para que la próxima experiencia ya sea exitosa.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario

Mi mal carácter me está arruinando ¿Qué solución tengo?

Por Efraín Freyre, Medico Psicoterapeuta del Centro Atulado.

Contáctame: informes@atulado.pe Telf: 947.613.543

Antes de profundizar en este tema tan importante y el cual es motivo de gran parte de nuestras atenciones psicológicas, es importante aclarar primero que es lo que se entiende como “carácter”, y para definirlo, le daremos una frase muy sencilla y a la vez esclarecedora : “El carácter es producto de todo lo aprendido en nuestra infancia y adolescencia  y que se termina reafirmando en nuestra etapa adulta”. Por lo tanto, nuestro carácter nace de todos aquellos mensajes tanto verbales como no verbales que fuimos recibiendo a los largo de nuestros primeros años de vida y adolescencia y que ya luego se consolidaron para formar parte de lo que ahora es nuestra personalidad.

Al explicar esto, nos ayuda a entender entonces que nuestro carácter realmente “no es tan nuestro del todo” ya que, como comenté, es producto de todos los mensajes que alguna vez recibimos y más aún de aquellos que nosotros decidimos asimilar más, y que por ello están en nosotros, pero no por nosotros precisamente.

Pero y ahora, ¿Qué pasa cuando ese carácter es limitante, hiriente, impaciente, crítico o tal vez lo contrario, es un carácter sumiso, acatador o pasivo y que no nos ayuda a relacionarnos con los demás, a conseguir o conservar una pareja, a prosperar en el trabajo o a tener más y mejores amistades?

Tengamos primero en cuenta una cosa, cuando nosotros fuimos niños, aprendimos muchas cosas y dentro de ellas están las maneras como papá hablaba a mamá, también allí está el cómo mamá se dirigía a la empleada del hogar, el cómo papá se expresaba de las demás personas y el cómo mamá era con sus amigas, entre otras cosas más. Pero esto no acaba allí, lo más profundo de todo precisamente no es lo que escuchamos en palabras, sino lo que vimos y a la vez sentimos en cada gesto, expresión o movimiento que hacía papá y mamá, e inclusive si alguno de ellos estuvo ausente, porque aquí también nos dejaron un mensaje, lo cual contribuyó a lo que ahora somos nosotros y en el cómo ahora representamos a nuestro carácter.

Pero y entonces, volviendo a la frase del título inicial, Mi mal carácter me está arruinando , si logramos entender que muy adentro nuestro, en nuestra estructura psicológica, hay algo que realmente no nos pertenece y que son todos aquellos mensajes parentales que fuimos asimilando y que a veces, muchos de ellos no nos fueron de mucha ayuda, sino más bien, nos impulsaron a repetir algunos patrones, a mencionar las mismas frases, a comportarnos de la misma manera que papá o mamá lo hicieron, o quizás ese carácter es el resultado más bien de una ausencia física de algunos de ellos, y que en nosotros sembraron un mensaje de “padre ausente”, y que generó como emoción negativa a una ira contenida que se demuestra en cada intento frustro de relacionarnos mejor con nuestra pareja o con amistades en general.

La buena noticia después de leer todo esto, es que todos estos mensajes que nos generan un mal carácter, son posibles de ser separados de nuestra estructura Yo adulta y dejar que ella elija con cuáles mensajes parentales quedarse y con cuáles no, y finalmente llegar a modular nuestro carácter.

Todo esto es posible de lograrlo bajo la supervisión y ayuda de un profesional y con una adecuada terapia psicológica, que es lo más recomendable para trabajar y mejorar el mal carácter.

Publicado en Artículos de Interés | Deja un comentario